Cristianos venezolanos celebran Pentecostés a estadio lleno

Por
Cristianos venezolanos celebran Pentecostés a estadio lleno

Editado por: BNPRESS | Ricardo Rodríguez, Danny Berríos y el evangelista Luis Ángel Díaz-Pabón participaron como invitados especiales. Maracaibo, 2 de agosto de 2010 (ChristianEditing) – La comunidad cristiana evangélica de Venezuela celebró su Fiesta de Pentecostés el pasado fin de semana, con el estadio olímpico "Pachencho" Romero, en Maracaibo, Zulia, a escenario lleno.

Al menos 45 mil personas se congregaron cada día del fin de semana en la Fiesta de Pentecostés para clamar paz y prosperidad para Venezuela y el mundo. 

La actividad organizada por la Iglesia La Cruz contó con la participación de Danny Berríos y Ricardo Rodríguez, cantantes internacionales. La predicación estuvo a cargo del evangelista Luis Ángel Díaz-Pabón. 

La coral de la Iglesia La Cruz animó al público con sus alabanzas, en tanto que una pantalla humana llevó un mensaje de unión y paz a todos los presentes. 

Luisa Percefield, coordinadora de medios, explicó que se trata de un agasajo que año tras año se realiza rememorando la manifestación del Espíritu Santo: “Pentecostés significa que 50 días después de la resurrección de Jesús, Dios envió al Espíritu Santo a convivir entre nosotros”. 

Cerca de 32 comisiones de trabajo organizaron la celebración de Pentecostés y al menos tres mil personas conformaron el comité de voluntarios encargado de planificar, ordenar y dirigir a los asistentes, con un operativo de seguridad y asistencia médica de cientos de personas.

Noches de entusiasmo evangelista
El reverendo Díaz-Pabón comentó para esta nota que “Dios honró la fe de su pueblo; algunos de los organizadores testificaron que la asistencia del viernes, por ejemplo, se calculó en 30,000 personas, la mayor en los 14 años de celebración”. 

“Llegó gente de todo el país”, dijo el evangelista. “Aún representantes de iglesias de la capital venezolana. Dios nos mostró que Pentecostés es un legado, y el pueblo respondió con entusiasmo a la Palabra. La repuesta a los llamados de conversión fue impresionante. Los rostros mostraban sincero arrepentimiento y las lágrimas evidenciaban el profundo toque divino”.

Díaz-Pabón narró que “los milagros fueron otro testimonio vivo de la manifestación del poder de Dios. Una enfermera lloraba al descubrir que su niña de dos años había recibido un milagro. Dos hernias en el ombligo desaparecieron durante la oración. Dos personas abandonaron las sillas de ruedas. Una mujer a gritos me decía que su tumor había desaparecido y un hombre lloraba porque ya no le dolía el pecho”.

El sábado la lluvia retuvo a mucha gente en las casas pero nuevamente miles de personas aceptaron a Jesús y cientos de manos se levantaron para testificar que habían recibido un milagro, se dijo.

Díaz-Pabón comentó en su página web que “una mujer bajo tratamiento de quimioterapia sufrió la fractura de su pelvis, llegó a la cruzada en silla de ruedas y Dios sanó su tumor y su pelvis. Abandonó la silla de ruedas tomó a su hija en sus brazos como testimonio de que estaba totalmente sana. Su gesto arrancó aplausos y alabanzas del pueblo”, escribió.

El evangelista también contó que un joven levantaba su camisa para mostrar que el tumor de su pecho había desaparecido. “Una niña testificó que su ojo derecho estaba torcido y durante la oración sintió algo que la tocó, luego al mostrarse a su madre ella le dijo que el ojo estaba derecho. Era evidente el milagro ocurrido”.

Díaz-Pabón relató que “un niño de unos siete años me llamaba llorando y al atenderlo me comunicó que había recibido algo de Dios y de inmediato me mostró. Me dijo: Antes mis pies estaban así y abrió sus piecitos en direcciones opuestas y me dijo pero Dios me los enderezó. Caminaba perfectamente y su padre glorificaba a Dios por el poderoso milagro”.

La noche del domingo comenzó con cierta tensión porque llovía más que el sábado. “Pero pronto nos dimos cuenta de que hoy el pueblo no se dejaría vencer por la lluvia; la asistencia fue impresionante: El estadio olímpico estaba virtualmente lleno, más miles de personas en el terreno".

cron